Ozonoterapia

La ozonoterapia es actualmente una de las áreas médicas de moda y con más crecimiento de centros especializados en Europa. Cuenta cada vez con más pacientes que dan el paso y prueban los extraordinarios resultados de los tratamientos de ozono. Un gran número de personas saludables o con algunas patologías, afirman que debido a los tratamientos con Ozono mejoraron su calidad de vida y se recuperaron más rápidamente su patología o lesión después de haber intentado otras alternativas.

Pero, ¿qué es el ozono médico? En  medicina utilizamos  una mezcla de O2 +O3,  denominada Ozono Médico. El Ozono médico es una mezcla de oxígeno y ozono con una concentración entre 1 y 100 microgramos por milímetro. El médico especialista determina la concentración y la dosis total según la indicación clínica, la patología y las condiciones del paciente.

Científicamente probado y contrastado,  el ozono presenta como beneficios más destacados:

OXIGENACIÓN

Aumenta la capacidad de la sangre para absorber y transportar mayor cantidad de oxígeno a todo el organismo, mejorando la circulación y las funciones celulares en general.

REVITALIZANTE Y REGENERADOR

Demostrado su capacidad para promover la recuperación funcional de numerosos pacientes afectados por enfermedades degenerativas. Estimula las defensas del organismo. Promueve la cicatrización de úlceras y tejidos articulares deteriorados como en la artrosis.

ANTIOXIDANTE

Es el único medio conocido capaz de estimular los enzimas celulares antioxidantes, eliminando los radicales libres responsables del envejecimiento celular y de procesos degenerativos del organismo.

ANTIINFLAMATORIO 

Trata el dolor mediante su aplicación local porque actúa neutralizando los mediadores neuroquímicos de la sensación dolorosa, facilitando la metabolización y eliminación de mediadores inflamatorios como histaminas, citoquinas,…

ANTIVÍRICO Y GERMICIDA

Inactiva o elimina todo tipo de microorganismos patógenos como bacterias, hongos y virus.

Todo este potencial con tratamientos adaptados al paciente y su patología. Sin necesidad de cirugía, ni anestesia, ni hospitalización. No presenta efectos secundarios, siendo compatible con cualquier otro tratamiento que se esté realizando.

tres grandes áreas de aplicación del ozono médico

Área del bienestar

La ozonoterapia está indicada para aquellos que desean mejorar la respuesta de su organismo a los procesos de envejecimiento.

Es un tratamiento antiaging de prevención, basado en su poder para estimular los sistemas antioxidantes de nuestro cuerpo, con los beneficios derivados de este proceso a corto y medio plazo: aumenta las defensas del organismo, da sensación de bienestar, mejora la calidad del sueño y mejora la prestación física en general. Se realiza una autohemotransfusión ozonizando la propia sangre del paciente. Se extraen 100-150 cc. del paciente, se ozonizan y se reenvían al paciente por el mismo circuito cerrado y aséptico. Dura unos 20-25 minutos. El tratamiento se compone de 10-12 sesiones y dura unas 6 semanas aproximadamente.

ÁREA DEL DOLOR

Con la ozonoterapia se consigue un potente efecto antiinflamatorio sin los efectos secundarios de las medicaciones antiinflamatorias no esteroideas y de los corticoides. Se estimula la microcirculación en las estructuras músculo-tendineas y tiene un efecto analgésico inmediato que se mantiene a lo largo del tiempo. Es por ello que está indicado para tratamientos o traumas como: fibromialgia, cefaleas, hombro doloroso, dolor de espalda, inflamación de codo, distensiones y desgarros musculares, tendinitis. Los tratamientos son series de infiltraciones locales a nivel subcutáneo, intraarticular, periarticular, intramuscular o intradiscal, sin hospitalización y sin efectos secundarios. Cada tratamiento de infiltración dura aproximadamente 10-20 minutos. Se combinan según prescripción médica con las sesiones de autohemoterapia.

ÁREA DE PATOLOGÍAS MÉDICAS

Se pueden tratar con ozonoterapia: Arteriopatías periféricas, trombosis. Arteriopatías cerebrales. Fatiga crónica. Linfedema. Degeneración macular asociada a la edad. Secuelas de la diabetes (pie diabético). Bronquitis crónica y enfisema. Asma bronquial. Psoriasis. Dermatitis atópica. Heridas quirúrgicas y llagas infectadas. Acné. Candidiasis de repetición.

CÓMO ADMINISTRAMOS EL OZONO

Los tratamientos son rápidos, eficaces y económicos. Y consisten en un número de sesiones que varían en cantidad y duración, según la afección que se trata. Las aplicaciones no tienen efectos adversos y pocas complicaciones menos de los 0,7 casos cada 100.000 sesiones de ozono.

Realizando autotransfusiones de sangre
Inyecciones subcutáneas, intrarticulares
Insuflaciones vaginales o rectales (como si fuera un enema)
Gasificación en bolsa de plástico
Portugal